sábado, 2 de diciembre de 2017

Madame Dubois. Un ser mágico en el segundo izquierda.

El despertador da las instrucciones: abrir los ojos, aunque los dos llevan un buen rato desvelados. Girarse ambos para adoptar la postura de la cucharita, una forma más de estimular el cariño y la ternura, porque poco más puede hacerse un martes a las siete de la mañana. Dar un suspiro, largo y profundo, que cesa con la alarma cuarto milenio.


El despertador, incluso apagado, sigue marcando los tiempos. Ella se levanta, más enérgica, él con movimientos aún soporíferos, de hecho, si de él dependiera, ni se movería de la cama.

Ya en la puerta, la vuelve a besar, pero sin mirarla a los ojos, le da vergüenza. A los niños los dejará en el colegio y promete no acabar en el bar con el resto de los compañeros despedidos.

Ella, acelera, sube las camas plegables, esconde los muñecos de peluche, cubre las paredes con un mural de papel que cae del techo con pirámides y constelaciones, enciende el incienso, coloca la mesa lejos de la ventana, en la penumbra, y la bola de cristal en el centro. El timbre suena a las nueve en punto, entonces, se ajusta la túnica, el falso ojo de cristal y abre la consulta.

Participación en la web ENTC,para el tema "seres mágicos

martes, 31 de octubre de 2017

Mal de ojo.

Yo no estoy loco, solo tengo mala suerte, y aunque así fuera, ¿quién no lleva alguna locura dentro? También puedo definirme como osado, aventurero y valiente, rasgos que, por otro lado, son totalmente deseables en un artista porque, aquel que no rompe en el arte, muere esperando su oportunidad.
A mí se me presentó aquella noche en que acepté el encargo de Mr. Robson. Tenía hasta la salida del sol para hacerle un retrato a su mujer. Pagaba una buena cantidad de dinero que gastaría en materiales, en mujeres y en brandi.
Me instaló en la habitación, la iluminó con velas y comencé a pintar aquel rostro ya afilado, macilento y con un ojo cerrado, según el marido desde que nació. Decidí darle al retrato un toque personal y la pinté con los dos ojos abiertos para que pudieran imaginar, cómo hubiera podido ser todo, con otra mirada. Entré con ella en el ataúd y lo cerré, quería conocer la verdadera intensidad del negro. Parece que la bebida se tornó en fatiga. Cuando el asistente de la funeraria echó la llave, desperté. La mujer abrió un ojo reseco y oscuro, quizás por primera vez. Desde entonces no levanto cabeza.

Colaboración mensual en la web ENTC tema los artistas

miércoles, 30 de agosto de 2017

Que te den Galileo

La cena fría, tirada con desgana sobre la mesa sucia, como ayer, y antes de ayer. No se atrevió a tocar nada. El galope de los caballos coceando su estómago. La llamó varias veces, gritó su nombre, pero el viaje del abandono era ya una realidad.
La amenaza se había materializado. Quizás Pisa, o Florencia, quién sabe; pero era un hecho, se había ido. Por un instante, recordó las últimas semanas: el desorden perturbador ocupando toda la casa, no se levantaba de la cama, no le dirigía la palabra, ni se alteró cuando la inquisición llamó de nuevo a la puerta. Callada, llorosa, con el rostro abatido.
Antes de iniciar su viaje, ha hecho pedazos los dibujos iniciales de su primer telescopio, los bocetos y la maqueta, confeccionada en madera, arden en la chimenea, pero es tarde para cambiar las cosas, para rescatarlos de las llamas. Ya no estaba y él nunca sabría, si lo había abandonado por su condición de hereje o porque envenenada de celos, no soportaba su manera de mirar la luna durante horas. Tampoco estuvo muy acertado anoche cuando le dijo que la tierra era el centro del universo y no ella.

Colaboración mensual en la web ENTC, la web del microrrelato.

domingo, 25 de junio de 2017

Súper desamor

Uno no es consciente de sus poderes de golpe, se encuentran poco a poco, ese fue mi caso y los descubrí todos, gracias a ella, lo de la kryptonita fue posterior.

La misma noche que la conocí, me enamoré. Recuerdo aquella fiesta de disfraces de la escuela secundaria. La incesante lluvia y su traje neumático ajustado. Bajé rápido las escaleras para abrirle la puerta del coche, le arrojé la capa a su paso, en varias ocasiones, para que no manchara sus zapatos y pudiera pisar sobre los charcos.
La acompañé a casa y esperé hasta que abrieron la puerta. Las siguientes semanas fuimos inseparables y descubrí la fuerza heladora de mi aliento enfriando sus bebidas y el súper beso amnesia, al chocar nuestros labios. La telequinesis, apareció al mismo tiempo que la telepatía, cuando comprobé que podía leer sus pensamientos. Ocurrió aquella noche, que deseó la luna y se la acerqué a la terraza. Que mi vista atravesaba los objetos sucedió, para mi desgracia, la tarde que ella se metió en el baño de las chicas con el joven Luthor, la misma tarde que también levanté los brazos, en un gesto de rabia, apreté los puños y eché a volar.

Relato presentado en la web de ENTC colaboración mensual.

sábado, 10 de junio de 2017

Manual para la reencarnación- Manuel Montesinos

Tírame con la urna bien cerrada que, con el tiempo, parezca parte del tesoro pirata de un bergantín hundido a cañonazos. No las esparzas al aire, como todo el mundo, que luego será difícil encontrarse con el alma y puede provocarnos extraños trastornos de personalidad. 

Ese es mi deseo. Mete algunas monedas, nunca se sabe si tendremos que dar propina para que nos dejen entrar juntos al otro lado y fotos besándonos. Tenemos muchas. Cuando te llegue el turno, deja escrito que hagan lo mismo con tu cuerpo, el resto lo harán las olas, los peces y las corrientes marinas.


Relato finalista en el concurso de micros del programa de Radio Nacional R$ wonderland

viernes, 2 de junio de 2017

Amor que callo (Finalista en wonderland)

El día que una ola rompa sus caderas al ritmo de reggaetón, bajo la mirada húmeda de los mulatos, quizás entonces se lo diga. El día que mi sombra me devuelva el golpe para despertar de estos monólogos etílicos que me tumban y donde la ficción la interpretan personajes reales que observo desde mi ventana, quizás entonces se lo diga. 
Cuando no escriba para vengarme, cuando por fin gane una pelea en el callejón y me miren con respeto. El día que me falten fracasos, entonces y sólo entonces, me acercaré a ella y pediré que caigan gominolas del cielo.

Relato finalista en el concurso de Wonderland en mayo de 2017, podéis ver al ganador y el resto de finalistas en wonderland.

miércoles, 26 de abril de 2017

FETICHES

Un traje de buzo del siglo XIX, utilizado en varias escenas de 20.000 leguas de viaje submarino del que sólo se conservaba, en buen estado, la escafandra esférica de metal.
Una muñeca imitación perfecta, a escala real, de la niña de El Exorcista, la pequeña Regan, con la cabeza completamente del revés vomitando el mal que la aflige.


La silla de Emmanuel en la que, en más de una ocasión, se hubiera masturbado de haber sentido tieso el mimbre y la pastilla de jabón, que compró finalmente en el anticuario porque la mantequilla, ni siquiera la francesa, dura tanto tiempo.

Apuesta para la primera fase del concurso de ENTC la Copa

viernes, 21 de abril de 2017

Perseverancia

Como todos, ella también había sido persona antes que víctima. Había disfrutado de una vida feliz a ratos. Nadie la maltrató en su infancia y recibió una educación basada en los principios que acompañan al ser humano por el hecho de serlo. Aprendió pronto que leer le apasionaba y más aún contar historias y escribirlas.

Consiguió lápices y pequeñas libretas en la escuela donde comenzó a relatar las curiosas vidas de sus familiares, pero los soldados se lo prohibieron.

Año después, con una vieja máquina de escribir, llenó papeles de historias de su país, de su mundo y de otros mundos que descubrió entre los libros. Había héroes y villanos, locos enamorados y amantes despechados, pero la guerra destruyó su casa y sus manuscritos quedaron convertidos en cenizas.

En el hospital donde fue atendida durante meses le permitieron usar un ordenador. Internet, redes sociales, escribir y guardar sus cuentos, pero los cortes de electricidad y el fuego amigo terminaron con todo.


Ha pasado el tiempo, y cada mañana, se levanta, sale de su maltrecha tienda y con la espalda apoyada en la alambrada dicta despacio nuevas historias a una voluntaria que ayer recogía en su nombre un prestigioso premio literario. 

Nuestra participación en la web ENTC (Esta Noche Te Cuento). Tema escritores y/o sus personajes 

domingo, 9 de abril de 2017

La intensa atracción de lo cotidiano

Sólo le quedaba un cigarrillo y se lo fumaría después de hacerle el amor por última vez. Dejaría ambas cosas al mismo tiempo, lo tenía decidido. Su adicción al tabaco la sustituiría por los parches de nicotina y el deporte. A ella por su nueva y joven amante con la que el sexo no era ni fatigoso, ni arrastrado, ni como el café con leche de todas las mañanas con dos terrones de azúcar.

El sonido de la llave abriendo la puerta, los gritos de los niños y el “hola cariño, ayúdame con las bolsas” lo sobresaltaron y sin pensarlo dos veces encendió el pitillo.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Contamíname

Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer sin el equipo de seguridad. Era consciente del riesgo que corría su vida si salía del búnker, pero necesitaba sentir en su rostro una mínima brisa, aunque ésta, estuviera cargada de millones de partículas de alto poder destructivo.

No quería perderse el espectáculo de la última salida del sol cuyos rayos, como habían pronosticado los informativos antes del apagón, debían ser ya un potente arsenal radiactivo. Y sobre todo, como todos los días anteriores a la catástrofe, necesitaba comprobar el estado de su amor, al que con toda seguridad, la explosión le cogió haciendo sus malabares al pie del semáforo.

sábado, 14 de enero de 2017

La hora del Té


Si la hubieran traído antes. No debieron dejarlo para cuando creciera, eso ya ha sucedido y todo sigue igual o peor. Se pierde detrás de cualquier conejo blanco y ayer casi se cae de cabeza al pozo.

Almacena botes de mermelada vacíos, confunde al jardinero con un sombrerero loco con el que fornica en cada rincón a la vista de cualquiera. Cree que se hace pequeña cuando en verdad está más gorda cada día, así nunca podrá pasar por la puerta y acabará ahogándose en sus propias lágrimas. A mí me llama Reina Blanca, cuando en verdad soy La Roja.

Finalista en wonderland, seguimos caminando..Con este micro hemos quedado finalistas del programa wonderland de Radio Nacional 4.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Inocentes e hijos de puta Diciembre ENTC

A ver los papeles, le requirió dentro del vagón del metro.

“Tenía que haber ido andando, todos me  lo advirtieron”

Claro que sí, en la calle la gente ignora a la gente. Habrías pasado inadvertida también para ellos. Tenías que caminar, para otra, si sales de esta, ya lo sabes.

Revolvió el bolso fingiendo buscar una documentación que no existía pero, por un instante, imaginó que aparecía milagrosamente, entre el bote de henna negra  y el uniforme de la empresa donde limpiaba por un salario de mierda.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? Yo puedo conseguirte  un visado.

“No sé qué decir. Mejor solo le sonrío y le doy el pasaporte”

Error. Si haces eso estás perdida. Jamás te lo devolverán.

Cogió el pasaporte y  la agarró por el brazo.

Tú te vienes conmigo, una morena como tú con esos ojazos y esas tetas  me hará de oro haciendo la calle  y le puso una navaja que ya le pinchaba los riñones.

Lo ves, te lo advertí, ahora está violento. Las mafias actúan así. Desaparecerás entre la muchedumbre porque la muchedumbre, nunca hace nada  y solo  queda esperar que no encuentren tu cadáver en la Casa de Campo.

Toca esta noche te cuento y la inmigración ufff mucha tela, mucho cabrón suelto y que conste que quería escribir un final feliz pero hay tanto hp que me es imposible. Casi un caso real cualquier tarde de estas. Es lo que hay.!!! Un relato a varias voces

miércoles, 7 de diciembre de 2016

La imaginación produce monstruos

De un certero bocado le arrebató el pincel y de paso, se llevó media mano entre sus fauces sanguinolentas. Había escapado del lienzo y se mantenía agazapado en una esquina del estudio. 

Le crecía el pelo por segundos, aumentó su masa corporal y desde sus amarillentos ojos lanzó una mirada amenazante. Ocultó su rostro entre las garras afiladas y antes de que atacara de nuevo el pintor, con la otra mano, borró la luna llena del paisaje.

martes, 22 de noviembre de 2016

El Padrino

No era el mar pero se le parecía. La enorme masa de agua se extendía hasta el bosque infinito. El viento levantaba olas diminutas que rompían en el hormigón del muro levantando espuma de agua dulce. Al otro lado, el abismo de la presa por la que, a una orden suya, empezó a salir el agua a borbotones. 

No eran las Cataratas del Niágara pero se le parecían. Bajó la cabeza y el matón me vendó los ojos. Escuché el chasquido de sus dedos y sentí de inmediato el frío tacto del cañón de una pistola en la nuca. Parecía un beso pero era una sentencia.

viernes, 28 de octubre de 2016

Santos Inocentes


Madre quedó pronto viuda.  A mi padre lo arrasó un tractor sembrando el terror entre los bancales y  quedó semienterrado de tal forma-mágica dirían los vecinos- que no pudo extraerse el cuerpo.

El párroco decidió echar tierra sobre él y clavar una cruz. Dejó  mujer e hija y una deuda con el terrateniente que además era ministro de no sé qué.

De la noche a la mañana dedicó la finca a la caza. Madre quedó de guardesa y haciendo grandes peroles de migas para los de la capital, que venían a tirarle al corzo.

El ministro, siempre que aparecía, llevaba a Madre a su habitación, decían que para regañarle, pero le echaba el brazo sobre los  hombros por el pasillo. Madre mostraba en su rostro la belleza pulida que dejan las horas a merced de los caprichos de la naturaleza.

La acusaron de furtiva, por matar dos conejos y volarle el sombrero con pluma a uno, un domingo de montería. Como castigo  nos llevaron a su casa en la ciudad.

Madre va a traerme una hermanita, mantenemos  la casa, cocinamos y limpiamos la escopeta del ministro que por accidente ayer, le estalló en la cara en su último disparo.

Relato para la web ENTC (Esta Noche Te Cuento) sobre el tema "La mujer Rural"

miércoles, 19 de octubre de 2016

Crimen Perfecto


Cuando se prendieron las cortinas de la cocina quedaron trozos de tela adheridos a su piel.
“Aparta la sábana joder”
—Intentó despegarlos, se arrancó parte del rostro entre gritos de dolor incandescentes.
“Esto lo deduce. Ella no se quejaba. Era fuerte. Si lo sabré yo.”
—Los vecinos que pudieron salvarse del incendio hablan de una explosión posterior y su cuerpo cayendo al vacío. Todo apunta a un accidente doméstico.
“¿Los vecinos? Cobardes, nunca se atrevieron a pararme los pies.”
— ¿Recuerda algún rasgo personal? ¿Alguna cicatriz? ¿Lunares?
“No recuerdo nada, jamás me fijé en ella de ese modo.” “Vamos dilo de una maldita vez”

—¿Puede usted reconocer el cadáver?

martes, 11 de octubre de 2016

Cosas que hacer en domingo

Poco antes de que los domingos fueran amargos y amaneciera, cada mañana, con el deseo de apagarme y la mirada enganchada en el infinito del mar, nuestra vida y nuestra idea de la muerte, eran muy distintas.
El efecto de las pastillas dura cada vez menos tiempo y doblo la dosis cuando suenan las sirenas que avisan la llegada de los barcos a puerto. Los vecinos me miran indulgentes, cómplices de mi locura que no quiere admitir  la evidencia del naufragio.
Prefiero hablar con ellos de cosas imposibles, de lo que les pondré de cenar o lo que haremos el lunes que libran, y al anochecer regreso.
Apuestas REC semana no sé cuál.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Psicoterapeutas. Finalista semanal en REC


El lápiz con el que ella, cada mañana, se lo dibujaba entre lágrimas, en su consulta, un ser a veces sin cabeza, otras sin manos y siempre escondido bajo su cama fue interpretado  como un fetiche al que se agarraba con fuerza en cada trazo para transferirle sus miedos. Había odios reprimidos y un trastorno excéntrico difícil de valorar, especialmente cuando lo utilizaba para autolesionarse.


El mismo lápiz del que nunca se separó y que pasado el tiempo, utilizaba con la punta muy afilada para pinchar a sus pacientes varones, despertarlos y sacarlos del trance del diván.

Este microrrelato ha sido finalista semana en Relatos en Cadena de la Ser. Vamos por la cuarta ocasión en finales. 

Puedes escuchar el podcast en este enlace hacia el minuto 31:00 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Celos Profesionales, Finalista en Wonderland

Aquel diminuto ser  tenía las patas manchadas de sangre. Insistía en su inocencia,  pero a vista de microscopio distinguimos fragmentos de piel y pelo de la mujer barbuda que apareció muerta y rapada.

 En sus antenas excitadas, se localizaron restos del  tejido que había unido desde su nacimiento a las hermanas siamesas ahora, en paradero desconocido y entre su palpo labial se detectaron por láser despojos y fibras de pluma del pollo sin cabeza.

El circo tuvo que cerrar el mismo día de la inauguración en nuestro pueblo y sobre el hombre pulga recayó todo el peso de la ley.

Puedes ver el micro ganador y el resto de finalistas en la web de Wonderland de RTV5

viernes, 12 de agosto de 2016

Mundo interior

Suena el disparo y me sitúo en los puestos de cabeza. Mantengo el ritmo. En cada zancada siento la textura del terreno, la dureza del asfalto. Una  respiración cercana me persigue y detecto la pronación en su mirada.

Comienza a llover, un agua tibia, agradecida. El trazo de mi pisada queda grabado en la moldeable arcilla de la que surgen, burbujas de oxígeno de algún insecto, que intenta llamar la atención para no morir aplastado.

Comprimo el empeine y los músculos extensores hasta conseguir, de nuevo, una pisada regular que soporta bien las vibraciones que emiten las maderas del puente que cruzamos.

Evito algunos restos de dietas disociadas mal asimiladas, y rostros pálidos tendidos de cúbito supino con la mirada desgastada y el ritmo a la deriva.

En el barrio antiguo sorteo los cuerpos que  resbalan y  dejan codos y rodillas tatuadas o trozos de piel de atleta, hecha fósil, sobre los adoquines milenarios. En la última cuesta tenso con fuerza el pie y marco bien el talón para evitar la onda de choque.

Cuando rompo la cinta, lo primero que hago es mirarlas. Me gustan mis nuevas zapatillas.

NOTA: Relato para la web ENTC (Esta Noche te cuento)

viernes, 29 de julio de 2016

Una Noche Clochard y otros relatos en Revista Zoque núm 12.


Una tercera oportunidad que me brinda la generosidad de la Revista Zoque para publicar algunos de mis micros. Esta vez, acompañado de reconocidos microrrelatistas, ganadores de casi todo, finalistas de más aún y con un toque en su escritura de enganche o como se dice ahora con egagement. Ellos dicen mucho de mí por poder estar junto a ellos.
Gracias una vez más a Zoque y a su labor impagable en estos mundos que vivimos y por supuesto a jeferson Lorenzato el ilustrador que me acompaña en la siguiente página.

Podéis ver la revista completa en este enlace

En este número publicamos :
Golpe de tos



jueves, 30 de junio de 2016

Turismo Activo

Los muertos que vagamos por los fondos marinos somos personas normales que intentan llevar un retiro tranquilo. Con un ojo abierto a la vida y el otro, tapado por un parche, a la muerte, nos esforzamos en  vencer al sueño y evitar que las mareas nos arrastren donde somos vulnerables a las fauces de los monstruos abisales, o blanco de la  venganza de las tortugas que, en otro tiempo, desmembrábamos y comíamos a la sal en  la cubierta de algún balandro jamaicano.
Firmes, con la pata de palo- el que la conserva- bien clavada en la arena marina, y parapetados tras un cascarón hundido que aún sepulta tesoros, esperamos pacientes, cada día, su llegada.
Hoy adivinamos una gala divertida. Una ceremonia de boda donde pasan al novio por la quilla, a la novia la suben en volandas al palo mayor y finalmente, tras jurarse amor eterno con una mano en la botella de ron y la otra en la Biblia, son empujados hasta el borde de la tabla por el sable de un nativo hasta arrojarlos al mar envueltos en sus neoprenos.

Agazapados, esperamos que en la caída los anillos, ocultos en una ostra, salgan disparados y aumenten nuestro botín.


Relato para ENTC (Esta Noche Te Cuento) Tema los Océanos.

martes, 21 de junio de 2016

Astronauta por vocación (Finalista semanal en REC)

Cuelgan de las cuerdas de la del quinto un sol de grandes dimensiones con ojos y sonrisa, bolas de papel, que simulan planetas ingrávidos,  atados a una goma elástica que suben y bajan como asteroides de caucho, y en su movimiento disidente, casi impactan con la maqueta de un cohete espacial instalado en el patio de vecinos.
Al atardecer, cerca del tejado, una luna llena ilumina un papel pintado con miles de estrellas  y galaxias infinitas.
Como cada noche, desde que está sin trabajo, baja con los niños y los introduce, uno a uno, en el módulo lunar para soñar un viaje en su particular parque de atracciones.



Reseña Cadena SER Y PODCAST  de los relatos:
"Llega un nuevo concurso de Relatos en Cadena en nuestra novena edición. Esta semana hemos recibido más de 648 relatos.Entre los finalistas se encontraban, José Manuel Dorrego, Manuel Montesinos y la ganadora Marta García con su relato "Rumores".

martes, 14 de junio de 2016

Tiempos modernos

Las mañanas, si no llueve, desde que está en edad de buscar novia, sale del bosque camino a la ciudad y sube de un brinco a la roca del estanque donde se reúnen las jóvenes princesas. “Un enclave mágico” le cuentan, donde muchos como él, pasaron al mundo de los humanos, incluso como miembros de la realeza, según defiende su entorno feérico y las leyendas de la infancia.
Allí se acomoda, se tumba panza arriba mostrando sus atributos y croa con fuerza para llamar su atención. Un selfie con una, caras de asco, pero besos ninguno. Mañana lo intentará en una zona sin wifi.

miércoles, 8 de junio de 2016

Viejas leyendas

Aquel día de verano de 1945 con el escaso dinero que había ganado con la venta de su último cuadro compró una casa en el bosque. Se alejó del mundo y se marchó con su amante a morir en ella pero antes, se consagro a cultivar el mal con el virtuosismo del monstruo y en sus cuadros podían verse los detalles escabrosos de los rituales diabólicos y abyectos que se celebraron en aquella casa. 

Ahora los turistas entran descalzos al estudio para pisar las salpicaduras de lo que ellos creen que es pintura y la guía pasa por encima contar lo de los niños desaparecidos.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Almas gemelas


En esa casa no vive Mizuki Tanaka. Hace algún tiempo que dejó su trabajo de maestro itamae, abandonó a su mujer y marchó, con una novia errante que conoció en el museo del mar, a recorrer mundo. Querían ser espíritus libres, ser comprendidos como la pareja perfecta y, como el honor es el honor, no podía afrontar la ofensa de vivir con su mujer mientras deseaba a otra.


De la noche a la mañana, abrió un nuevo restaurante de sushi más abajo. Puedes verlo temprano con sus cuchillos a la cintura, abriendo el local en compañía de su novia que chapotea feliz en una gran pecera.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Portugal 24 horas (Relato publicado en la Revista Zoque)


7 de noviembre de 1983

8:30 am: Espero el tren con destino a Lisboa. La estación madrileña de Atocha es un hervidero de personas que corren por los andenes. Grandes carteles publicitarios dan consejos para evitar el contagio de una gripe que alcanza estos días su máxima incidencia.

8:45 am.: El tren arranca puntualmente, los pasajeros, muchos aún de pie, recolocan las maletas y se balancean por el movimiento del gran paquidermo de hierro que ya chirría sobre los raíles. Pongo el maletín sobre mis rodillas y cierro los ojos para dejar que el sueño haga más corto el viaje.

9:30 am.: Salgo del trance y la vigilia, abandono el duermevela y veo mi rostro reflejado en el ventanal del vagón. Mi rostro enjuto, afilado, el gorro de fieltro gris, siempre gris. El maletín también se reflecta en el cristal. Lo agarro fuerte, compruebo los cierres y enciendo un cigarrillo. Cojo un diario que alguien ha dejado en el asiento. Fumo y leo:

“Se estrecha el cerco sobre Arafat” “La flota andaluza regresa a puerto, en protesta por las violencias sufridas” “Mozambique patrimonio de la humanidad” “Manifestación en Lisboa de las Fuerzas Populares 25 de Abril en protesta contra el acoso de la Patronal”.

16:45 pm.: Me apeo en la estación lisboeta de Santa Apolonia. Me recoge mi contacto. Hay algaradas de la policía contra manifestantes. Pancartas en el suelo. Frederic, mi contacto de la RFA destinado a Portugal me da el sobre con las instrucciones de última hora y me acompaña, sin decir una palabra, al hotel del barrio de Graça. Subo a mi habitación y fumo, y me tumbo, y preparo minuciosamente el artefacto y vuelvo a fumar y estornudo.

19:10 pm.: Todo está preparado. Cierro de nuevo el maletín teniendo cuidado de que la tapa no atrape ninguno de los cables, ni el rojo, ni el azul. Estudio el plano, lo memorizo. Lo quemo para no dejar huellas. Una ducha rápida y durante una hora paseo por el lugar que será, en la madrugada, el objetivo.

20:30  pm.: Ceno en el barrio de Alfama, un restaurante antiguo en el bajo de un edificio ruinoso. Me gusta la imagen decadente de la ciudad. Es un bonito lugar para matar. Veo el castillo de San Jorge, frente a mí, el Tajo también muere. Me gusta leer sobre las ciudades donde realizo misiones ya que debo salir de ellas con rapidez y apenas estoy unas horas para visitarlas.



8 de noviembre 1983

6:30 am.: Aprieto el botón del control remoto. Oigo el estallido, los gritos. No puedo verlo pero imagino la cabeza de Pedro de Braganza hecha añicos y la sangre real salpicando las paredes de la acera.

8:30 am.

Mi tren de vuelta a Madrid sale puntual. Los periódicos confirman el éxito de mi misión. En un solo día, como siempre, todo solucionado. Quedo a la espera de nuevas instrucciones. Vuelvo a estornudar. Quizás me haya contagiado de gripe.


Enlace al relato en La Revista Zoque a la que agradezco su publicación.

jueves, 28 de abril de 2016

Motel Challenger

La gran bola de fuego inundaba la pantalla de televisión y el reflejo iluminaba su cara. Los cosmonautas desintegrados, igual que su maquillaje. El estruendo de los motores, destruidos por control remoto, acompasados con el chirriar de los muelles de la cama. Los restos cayendo hacia el atlántico como sus pechos y yo entrando en el aire enrarecido de su atmósfera a la velocidad necesaria para liberarme de la gravedad de la tierra.

Ayudado por un viento lateral que me erizaba la piel desnuda aumenté la potencia, ella, que claramente dirigía el control de la misión, me pidió que acelerara.
-Date prisa, me dijo, los clientes esperan. Todo me empezó a temblar y no sé cuánto tiempo perdí el contacto con el exterior.

Me despertaron los amigos que habían organizado una operación de búsqueda entre las habitaciones del motel hasta que dieron conmigo. Me pidieron que saliera disparado, que abandonara el módulo ardiente donde había quedado atrapado, que mi padre, por aquello del cambio de las corrientes de aire había caído por allí como en paracaídas.
Ella, sin dejar de mirar las imágenes, recogió el dinero abrió la ventana y miró hacia el cielo que lloviznaba cenizas.

Relato para ENTC (Esta Noche Te Cuento) tema: "Un viaje al Espacio"
Seleccionado para formar parte de la publicación anual de ENTC 2016

martes, 12 de abril de 2016

El ciclo de la vida

El día que una ola salte más de lo convenido y nos sorprenda besándonos no habrá vuelta atrás. Nuestros labios, ya inseparables, serán volteados entre la espuma, la resaca nos arrastrará hacia el fondo donde seremos animales nunca vistos.

Las corrientes oceánicas nos abandonarán en alguna playa exótica y desconocida donde el calor nos convertirá en vapor de agua. Viajaremos entre nubes hasta las montañas y, convertidos en una pertinaz lluvia, nos dejaremos caer sobre un río cristalino que nos revolverá en su torrente hasta la desembocadura. El mar nos acogerá y una nueva ola, parecida a la que nos rapto saltará hasta el muelle y nos volveremos a besar.

lunes, 4 de abril de 2016

After Shave



Deja unos puntos suspensivos dibujados sobre el vapor adherido al espejo. Está confuso, no sabe exactamente qué le sucede. No comprende por qué no tiene frío al salir de la ducha. Tampoco siente dolor en la herida que le dejó el profundo corte que ayer se hizo en el cuello.

Extiende la espuma de afeitar por sus mejillas y con la mano, limpia de vaho una zona del cristal para ver un rostro que no encuentra, no existe. La masa cremosa de jabón  y la navaja flotan en el aire. Es entonces cuando empieza a encontrar una explicación a su estado invisible